Bad Boy seduce con la rapidez de un rayo

Carolina Herrera inicia una nueva aventura con BAD BOY, una fascinante fragancia que actualiza el mito del eterno rebelde, aquel que se atreve a romper las normas y a trazar su propio camino.

BAD BOY es una oda a los hombres que luchan por sus principios y son fieles a su propia identidad. El slogan «It’s so good to be bad» resume el espíritu de esta creación. El rayo es el símbolo de BAD BOY. Expresa heroísmo y fuerza, y se convierte en una alegoría a su personalidad: impredecible, insólito, atrayente y único. Seduce y cautiva con la rapidez y precisión de un rayo. Para la realización de este asombroso Eau de Toilette, Carolina Herrera de Báez, directora creativa de las fragancias de Carolina Herrera, ha trabajado con los perfumistas Louise Turner y Quentin Bisch. El dúo creativo ha sido capaz de idear un perfume a partir de notas intensas y poderosas.

BAD BOY es una fragancia Oriental Aromática en la que los opuestos se atraen: la luminosidad de la Salvia, la Bergamota Verde y la Pimienta, se entrelaza con la oscuridad sensual del Haba Tonka, el Cacao y la Madera de Ámbar.

El frasco en forma de rayo se viste de un sofisticado y misterioso azul medianoche, presentado firmemente sobre una base dorada.

La campaña de comunicación alude al arquetipo de rebeldía del chico BAD BOY, que transita las calles de Nueva York, y a su paso, nada queda igual. Transforma la ciudad, creando un magnetismo al que nadie puede resistirse. Atrae todas las miradas, no pasa desapercibido. Irradia una luz eléctrica que le convierte en un hombre único…

El actor británico Ed Skrein simboliza los atributos de un verdadero BAD BOY. En la pieza audiovisual, también se destaca la aparición de Karlie Kloss, imagen de GOOD GIRL. La banda sonora es la versión desenvuelta y fresca del clásico tema Baby Did a Bad Bad Thing, de Chris Isaak.