EL MÉTODO QUE ELIGEN LAS CELEBRITIES PARA VERSE BIEN

Ernestina Pais
Claudio Perez

Llegada desde España hace varios años, pasó a ser conocida en nuestro país como la »dieta de los famosos», pero, ¿en qué consiste el Método Pronokal? ¿Es realmente tan efectivo cómo afirman? ¿Por qué la eligen?

Pronokal se viene abriendo mayor espacio cada día en la sociedad argentina habida de sentirse bien de salud y verse con una figura atractiva. Desde la empresa se plantea un tratamiento médico estandarizado (siempre en manos de profesionales de la salud) que logra hacer bajar entre 7 y 12 kilogramos por mes.

No obstante, el nombre de esta dieta comenzó a sonar con más fuerza, tras varios casos de éxito entre personalidades de la farándula como: Nancy Duplaá, Dady Brieva, Mariela Anchipi, Rocío Marengo, Silvia Fernández Barrio, Agustina Kampfer, Amado Boudou, Matías Tombolini, Sabrina Ravelli, Soledad Solaro, Ailen Bechara, Esmeralda Mitre, Nequi Galloti, Marcela Tinayre, Marcela Tauro, Lorena Maciel, Claudio Pérez, Javier Faroni, Ernestina País, Eduardo Battaglia y Matías Alé, entre otros.

Lorena Maciel

«El Método Pronokal es un tratamiento personalizado para bajar de peso. Se basa en una dieta normo-proteinada es decir, se consume la cantidad de proteínas que el paciente necesita» comenta el Dr. Juan Tortellá, médico especialista en Medicina Familiar y prescriptor del Método PrónoKal (M.N. Nº 105.941, M.P. Nº 448.144)

¿Cómo funciona?: Pronokal prioriza el consumo de proteína, y lo consigue proporcionándole al paciente unos sobres que contienen 15 g de proteína (proveniente del huevo, de la leche, de la soja y de granos), 4 g de grasa y 2 g de carbohidratos. Con ellos se preparan batidos, sopas o incluso recetas sólidas como postres o budines. «No son compuestos químicos raros, no son comida de astronautas. No tienen ansiolíticos, no tienen medicamentos. Lo que hacés es darle cantidad y calidad al paciente, de las proteínas que querés darle», explicó el Dr. Tortellá.
Lo que consiguen estas proteínas es que, en 24 o 48 horas, se logra «bajar al mínimo la cantidad de glúcidos que tenemos en el cuerpo y se empiezan a disminuir los niveles de insulina», comentó Tortellá, que agregó que en una dieta hipocalórica común este proceso puede llevar entre diez y quince días.

Pronokal se basa en tres fases, que se calculan para cada paciente y se rigen por el peso a bajar, no por tiempo. En la primera fase, para la pérdida rápida de peso, se baja el 80% del peso que el paciente busca bajar. En la segunda fase, de adaptación fisiológica, se pierde el 20% restante y se comienza a trabajar en la reeducación de hábitos del paciente. Luego hay una etapa de seguimiento, a dos años, en la que nutricionistas y psicólogos van controlando que el paciente continúe con buenos hábitos para mantener lo logrado.